Argento de viaje
Entrada al Museo del Cable Carril

Viajando por la ruta nacional 40 conocimos Chilecito, en la provincia de La Rioja. Esta ciudad al pie de la Precordillera presenta una mezcla de historia minera, viñedos y sierras. Realmente una sorpresa encontrarse con tanto para hacer y conocer, en un lugar tan poco promocionado, y con tanta calidez y atención de los lugareños. A un paso del Famatina y de la Cordillera. Es una linda ciudad para pasar unos días, o incluso para visitar especialmente en un finde largo.

¿Dónde hospedarse en Chilecito?

Esta vez te vamos a recomendar un hostel. Se llama Chaquivil del Famatina y es administrado por sus dueños. La atención es muy personalizada, siempre en los detalles y te hacen sentir como en casa. Además de las habitaciones compartidas también ofrecen habitaciones para matrimonios y familias, todas con baño privado. Cubre todos los servicios básicos de alojamiento y además cuenta con una gran sala de estar, que es realmente el corazón del hostel. Incluso en días fríos es un lugar muy acogedor debido al sistema de calefacción creado por los dueños, que notarás con sorpresa apenas ingreses. Y además de todo esto tiene cochera cubierta.

El hostel se completa con un hermoso parque lleno de plantas y árboles, además de quincho con parrilla, muy cómodo para asados en grupo. Está lleno de lugares para compartir charlas y rondas de mates. Y los dueños son super atentos durante estos recreos y disponibles para cualquier consulta que tengas sobre la ciudad. Ellos te van a contar sobre muchos lugares para visitar. Incluso van a poder recomendarte qué caminos tomar según el tipo de vehículo con el que viajes. Conocen muchísimo la zona, tanto la ciudad como las sierras y los caminos cordilleranos.

Para acampar podés acercarte a Santa Florentina, un pueblo muy cerca de Chilecito que ofrece varias opciones. Entre ellas están el Santa Florentina, Los Talas y Costa del Río.

¿Qué actividades se pueden hacer en Chilecito?

Podés visitar las primeras estaciones del Cable Carril, obra de ingeniería minera emblemática de la ciudad. Se trata del antiguo recorrido que une Chilecito con la Mina La Mejicana. Asciende a 4.400 metros sobre el nivel del mar y posee 262 torres que sostienen los cables de acero, más 450 vagonetas. Son en total 9 las estaciones que se utilizaron para el traslado de materiales y piedras preciosas desde las sierras hasta la ciudad. Hoy se pueden visitar las primeras dos, conocidas como Estación 1 “Chilecito” y Estación 2 “El Durazno”.

  • Estación 1 del Cable Carril

Imaginate una aerosilla de 35 km que, en vez de llevar sillas traslada vagonetas llenas de kilos de piedras. Construida totalmente en hierro y terminada en 1904. Fue una obra de ingeniería alemana y explotación inglesa, cuyo funcionamiento cesó en 1926. Hoy ambas estaciones son museo y Monumento Histórico Nacional, según decreto de 1982. En la Estación 1 además verás un hermoso jardín cubierto de parras. Y como dato adicional te contamos que te permiten llevarte algunos racimos. Estas uvas son una delicia. Desde el mirador de la Estación 2 y sus senderos de la parte opuesta se pueden tomar lindas panorámicas y fotografías de Chilecito y del río Amarillo.

Jardín del Museo del Cable Carril

Antes de bajar de la Estación 2, tomá el camino hacia el pueblo Santa Florentina. Es una pequeña localidad donde verás mucho verde y algunos predios para pasar el día, con camping y pileta. Desde aquí podés emprender una caminata para conocer el resto de las estaciones del Cable Carril, aunque recomiendan el acompañamiento de un guía a partir de la Estación 4.

Pero lo más lindo lo encontrarás al final de la calle principal, mucho más allá de donde termina el mapa de Google Maps. Se abre un acceso al río Amarillo y un facílisimo trekking hacia la unión de éste con el río Aguas Negras. Se trata de dos ríos de caudal constante que se unen a pocos kilómetros de la bajada que te contamos. La particularidad de esta unión es que uno de los ríos trae agua amarilla y el otro agua cristalina, se unen pero sus aguas no se mezclan. Como resultado verás un Río de dos colores. Algo raro y especial para unas excelentes imágenes. En estos ríos incluso podrás refrescarte y pasar el día.

Río de dos colores
Río de dos colores

Y en el centro de Chilecito podés subir al Cristo del Portezuelo. Se trata de otro mirador que alcanzás subiendo 203 escalones. Como premio verás Chilecito desde el cielo y hacia atrás el Valle de Antinaco. Además se puede visitar la feria artesanal en la Plaza Central. Tené en cuenta que esta ciudad está cerca de Famatina, un lindo pueblo de montaña para recorrer. La ruta hasta allí también es muy bonita, y en días nublados te encontrarás conduciendo entre las nubes.

Cristo del Portezuelo
Cristo del Portezuelo
¿Y qué hacer si llueve?

Si llueve aun tenés varias opciones para conocer. Ya te hablamos de la Estación 1 del Cable Carril, que como está a nivel de la ciudad podrás visitar aunque el clima esté nublado. No sucede lo mismo con la Estación 2, dado que se encuentra más alta que Chilecito y si está nublado te verás rodeado de paredes de niebla que no te dejarán apreciar la vista desde los miradores.

Como la zona está llena de viñedos, es lógico que haya bodegas para visitar. Por ejemplo la Bodega La Riojana, Cooperativa Vitivinifrutícola de La Rioja Ltda., que cuenta con visitas guiadas. Si llegás para fines de febrero o marzo estarás en fechas ideales para ver la descarga de camiones, dado que por estos meses se realiza la cosecha. La cepa que más se destaca por aquí es Torrontés, y la siguen las Bonarda y Syrah.

Museo Molino San Francisco
Vista desde la ventana del Museo Molino San Francisco

La ciudad está llena de historia minera y de viñedos. Para conocer sobre estos temas podés visitar el Museo Molino San Francisco y el Museo Joaquín V. González, también conocido como Samay Huasi. En el primero hay una enorme muestra de arquelogía y antigüedades, inserta en las instalaciones de lo que fue el primer molino harinero de la ciudad. En el segundo podrás conocer la casa de verano y lugar de descanso del Dr. Joaquín Víctor González. En el predio cuentan con museo, alojamiento, restaurant y viñedos, además de un hermoso parque.

Museo Samay Huasi
Museo Joaquín V. González o Samay Huasi
Parque del Museo Samay Huasi
Parque del Museo Samay Huasi
¿Dónde comer?

El restaurante que todos recomiendan es El Ferrito, aunque no tuvimos la suerte de conocerlo porque se encontraban de vacaciones. Lo que sí te podemos recomendar es la pizza a la parrilla que preparan unos vecinos del barrio. Queda sobre la calle Antonia Iribarren, entre 19 de febrero y Castro and Bazán. Los fines de semana abren la puerta de su garage al público y ofrecen variedad de riquísimas pizzas a la parrilla.

Despertar en Chilecito es despertar rodeado de sierras. Es abrir una ventana y ver mil colores. Es la calidez de su gente y parte de la historia minera de nuestro país, de la época en la que se realizaba a pico y pala. Acá podés leer más sobre la mina La Mejicana y ésta es la página del hostel Chaquivil del Famatina. Si te gustó esta entrada podés visitar nuestros relatos agrupados por provincia aquí.

               

Dejá tu huella

Your email address will not be published. Required fields are marked *