Argento de viaje
Carpa dos puertas

Muchas veces escuchamos decir que el ir de camping es algo que no harían ni locos. Que los bichos esto, que los ruidos lo otro, que dormir en el suelo, y la tierra y los baños… Si bien pesan en la balanza a la hora de elegir cómo vivir durante nuestras vacaciones o escapadas, acampar te ofrece una experiencia distinta a otros tipos de alojamiento.

Las ventajas de acampar

Ir de camping tiene grandes ventajas. Te permite improvisar cuánto quedarte en un lugar, si te gustó mucho el clima o la gente que conociste. O de pronto añadir un destino impensado a tu itinerario de viaje. El viajar con la carpa a cuestas elimina la necesidad de hacer reservas. Es cierto que normalmente se podría conseguir alojamiento con poca anticipación, pero muchas veces puede fallar. Otra ventaja es que los lugares de acampe no sólo suelen esta cerca de los puntos turísticos, sino que ocasionalmente están dentro de ellos. Como ocurre en parques nacionales, provinciales o refugios ubicados en senderos de montaña.

Te permite estar en contacto con la naturaleza las 24 horas del día. Ideal para los que nos pasamos todo el año trabajando en lugares cerrados. Y si viajás con tus hijos les podrás dedicar tiempo de mejor calidad, ya que no dispondrán de computadora o play station que les robe la atención. Aunque de la tablet o el celular no los vas a poder desprender. De hecho, hoy en día hay muchísimos campings que tienen servicio de Wi-Fi y acceso a tomas eléctricas esparcidos en los complejos.

Elección y armado de la carpa: para tener en cuenta

Claro que para poder disfrutar a pleno del camping hay que tener en cuenta ciertos detalles para no sufrir en el intento. La elección de la carpa es muy importante, dado que se convertirá en nuestro refugio por un período de tiempo. Miles de veces nos encontramos con carpas para 10 personas con 3 habitaciones. Con living-comedor, cocina y si te descuidás vienen hasta con ascensor. En nuestra opinión, armar y desarmar una carpa grande es una pérdida de tiempo. Si viajás con un grupo grande de gente las carpas para 4 personas y un gazebo sean quizás la mejor opción para diagramar el acampe. Y si sólo van en parejas o en familia tendrían más privacidad en dos pequeñas carpas.

OK carpa, pero ¿de qué modelo? Siempre nos resultaron más cómodas las tipo iglú de dos varillas. Son las más simples, livianas y fáciles de armar. Si es posible de dos puertas para mejor ventilación, porque en las noches de calor te permitirá tener circulación de aire y lograr un mejor descanso.

Carpa dos puertas

Y no hay que dejar de poner atención en el terreno y la orientación a la hora del armado. Hay detalles que quizás se pasan por alto, sobre todo a quienes no tienen la costumbre de acampar. Lo primero que hay que observar es de qué lado sale el sol. Hemos visto miles de veces a la gente llegar por la tarde y armar la carpa a la sombra, porque todo es sombra. Sin ser adivinos sabemos que van a despertarse a las 7 de la mañana de tanto calor.

Otro detalle importante que no debés olvidarte es mirar bien la parcela elegida. En lo posible, elegir un sector con pasto alto y revisar que no queden piedras o ramas debajo de la carpa. Tratar de evitar los pozos o depresiones del terreno para no terminar con un campamento flotante en caso de lluvia. Y por último, el “problema” de la pendiente no es tan grande. Si no es muy pronunciada se resuelve acostándose con la cabeza del lado alto y se descansa perfecto.

Lo llevo, no lo llevo

¡Que nunca te falten las sogas extra! Si te alcanzan vientos fuertes te van a servir para cruzarlas por arriba de la carpa y estaquearla fuertemente al suelo. Así lograrás mantener la carpa derecha impidiendo que se quiebren las varillas. Parece una pavada pero te vas a acordar de ellas si te pasa. Y equipate también con algún elemento para preparar una canaleta en el perímetro de la carpa. Con ella evitarás amanecer inundado si te sorprenden lluvias intensas.

El colchón inflable es infaltable. Es conveniente colocar un aislante debajo del mismo para evitar pinchaduras. Además no es necesario inflarlo hasta que explote, sino se sentirá muy duro al dormir. Colocar una manta mullida entre el colchón y la sábana también es muy importante. Evitarás que el aire frío del colchón te impida entrar en calor. Sino pasarás frío sin importar con cuanto abrigo te tapes. Claro que si optás por llevar bolsa de dormir no te serán útiles las notas que acabas de tomar.

Si ya has viajado con tu carpa a cuestas sabrás que es una de las formas más lindas de desconectarte de la rutina. Y si no lo has hecho todavía es el momento de hacer tu primer escapada de fin de semana ¡Animate! Si este consejo te pareció útil para tus viajes podés leerte algunos más acá.

Dejá tu huella

Your email address will not be published. Required fields are marked *